Lección anterior Completar y continuar  

  Cadera y pelvis

Los movimientos fundamentales de cadera y pelvis que debes conocer son:

1. FLEXIÓN Y EXTENSIÓN DE CADERA

La flexión de cadera acerca el muslo hacia el vientre, o las rodillas hacia el pecho. Muchas veces se confunde este gesto como ejercicio abdominal, cuando los músculos protagonistas de esta acción trabajan en el nivel de la cadera.

Mientras, la extensión aleja la pierna del tronco, algo así como si quisieras dar una patada hacia atrás.

Al reproducir esta acción, ten en cuenta bloquear bien el tronco, para que el gesto se centre en el movimiento de la cadera y no recaiga o se enmascare en un movimiento de la columna.

2. ABDUCCIÓN Y ADDUCCIÓN DE CADERA

La abducción abre la cadera hacia fuera. Es decir, separa los muslos entre sí, a lo Jean-Claude Van Damme.

Como opuesto puedes adducir la cadera, que es el gesto de juntar las piernas entre sí, como cuando te aguantas las ganas de ir al baño, o incluso sobrepasar la línea media, cruzando las piernas (fíjate que para hacerlo es inevitable añadir unos grados de flexión o extensión).

3. ROTACIÓN INTERNA Y EXTERNA DE CADERA

Visto desde arriba, manteniendo la rodilla extendida, la rotación interna consiste en apuntar con los dedos del pie hacia dentro, al estilo Lina Morgan.

Por otro lado, la rotación externa consiste en apuntar con los pies hacia fuera, como si fueras un pingüino.

Ten cuidado porque, cuando flexionas la rodilla, ocurre justo al contrario.

Cuando el pie se aleja de la línea media del cuerpo estás realizando una rotación interna, y cuando el pie se mueve hacia dentro la cadera está rotando externamente.

Paradojas del cuerpo humano.

4. ANTEVERSIÓN Y RETROVERSIÓN DE PELVIS

Imagina que la pelvis es como un cubo de agua que puedes coger por sus asas, situadas a los lados –para ti, los huesos ilíacos a la altura de la cintura.

Sujetando la pelvis por sus asas improvisadas, o bien puedes vaciar el cubo de agua por delante, lo que sería una anteversión, o por detrás, dando lugar a una retroversión.

El recorrido de estos movimientos pueden ser un poco más amplio si las rodillas están un poco flexionadas.

Al mismo tiempo, fíjate en que un movimiento lumbar que acompañe al pélvico es casi inevitable. Durante la anteversión la curvatura lumbar se acentúa, mientras que al llevar la pelvis hacia su retroversión la curvatura lumbar tiende a desaparecer; las lumbares se aplanan.

JUEGOS COMBINATORIOS DE CADERA Y PELVIS

Estos son los movimientos de cadera y pelvis más básicos que necesitas conocer como cimiento de una buena educación física.

Igual que en la lección de pie y tobillo, te propongo jugar a combinarlos, primero de dos en dos y después realizando combinaciones todavía más complicadas.

Por ejemplo:

· Flexión de cadera derecha y anteversión pélvica.

· Rotación interna y abducción de cadera izquierda.

· Retroversión de pelvis y rotación externa, extensión y adducción de cadera derecha.

Como ves, el cortocircuito articular que puedes provocar es casi infinito.

¡Juega!

Y cuando reconozcas y domines todos los movimientos, analíticos y combinados, avanza a la siguiente lección.

Foro
0 comentarios