Bienvenida y cómo desarrollar ARMS

¡Bienvenida/o a ARMS!

No me alargaré. Supongo que tendrás ganas de ponerte manos a la obra con tu programa de entrenamiento.

De hecho, lo primero que quiero hacer es avisarte de que diseñar tu primer programa va a llevarte un rato, tal vez incluso más de un día, dependiendo del tiempo que dispongas.

¿Por qué?

Porque este no es un programa al uso, convencional.

Ya sabes que esto no se trata de obedecer órdenes de una rutina, al tuntún.

Quiero que entiendas lo que estás haciendo, cómo lo estás haciendo, y por qué voy a plantearte las cosas de una manera determinada, precisa, para maximizar los resultados y el impacto de ARMS no solo en tu fuerza, sino también en tu aprendizaje, conciencia y educación física.

Por eso, antes de nada, para que le saques el máximo provecho posible, te agradecería que leyeras atentamente esta introducción. No te llevará más de cinco minutos.

Si sigues las pautas que vienen a continuación sobre cómo progresar y completar esta guía el impacto que generará en ti será aún mayor.

Y así puedas entrenar con cabeza y te conozcas un poco mejor, y seas autónomo, responsable, inteligente, libre.

Tómatelo con calma, no tengas prisa y avanza a tu ritmo. Total, vas a tener acceso a este programa para siempre.

CÓMO DESARROLLAR ARMS

Muy sencillo.

A tu izquierda tienes un menú con todas las lecciones del programa. Solo tienes que avanzar una tras otra, consecutivamente, utilizando ese mismo menú o los botones que tienes por aquí arriba.

El orden de las lecciones se ha establecido a propósito y con propósito. Síguelo estrictamente. De lo contrario, puede que no entiendas los matices de alguna lección en un momento dado, ya que cada una de ellas da por comprendido y trabajado el contenido y la puesta en práctica de las lecciones anteriores.

Para poder realizar tu primer TEST INICIAL y diseñar tu PRIMER PROGRAMA a partir de su resultado, necesitarás completar todas las lecciones de ARMS.

Así que, en realidad, este programa tiene dos fases:

1. Completar todas las lecciones de ARMS para comprender qué tienes entre manos y aprender a auto-programar tu entrenamiento.

2. Implementar lo aprendido, desarrollarlo y, obviamente, entrenarlo.

Sé que tienes ganas de ponerte a entrenar. Y eso me gusta.

Solo te pido un poco de paciencia y cabeza, mucha cabeza. Si no, el sentido y la intención de todo esto se quedarán a medias.

Completa todas las lecciones y disfruta de una metodología de entrenamiento que te servirá para siempre.

GRÁBATE ENTRENANDO

No lo hagas siempre, pero sí de vez en cuando.

Primero, porque es probable que te estés moviendo diferente a cómo crees que te estás moviendo, especialmente cuando eres novato o cuando la actividad física no ha sido un gran qué en tu vida infantil y adolescente, contando con muchos números para que tu conciencia corporal no esté muy afinada (este era mi caso y grabarme me fue de grandísima ayuda cuando empecé a interesarme por cómo me estaba moviendo).

Grabarte te servirá para verte, observarte de manera un poco más objetiva, desde "fuera".

Y así, por un lado, serás más consciente de la diferencia entre cómo percibes que te estás moviendo y cómo te mueves realmente. A menudo esa diferencia es abismal.

Y por otro lado, como consecuencia de lo anterior, si tenías una intención concreta en la forma de moverte (que en este programa LA INTENCIÓN VA A SER CLAVE) y en realidad no te estabas ajustando a ella, podrás detectarlo y, por tanto, corregirlo.

Es más, si no lo haces, sobre todo cuando te estás exponiendo por primera vez a un ejercicio o a una nueva forma de entrenar, correrás el riesgo de que tu cuerpo se aferre más a su creencia, su percepción distorsionada de que se está moviendo de cierta manera y, cuanto más tiempo pase, más difícil será cambiarlo en el futuro.

Grábate.

Haciendo flexiones, remos, fondos y dominadas, y también en los ejercicios accesorios.

Y fíjate en todo.

Insisto. No te extrañes si te llevas alguna sorpresa.

Y tampoco te frustres.

Observa, extrae conclusiones, aprende, conócete mejor en movimiento y, si es necesario, corrige.

Además, también vale la pena grabarte porque, con el tiempo, tendrás una recopilación de tus vídeos que te será útil para crear un histórico de progresión, para ver cambios.

A menudo puede parecerte que no estás progresando en absoluto, sobre todo cuando eres muy exigente contigo mismo, y más cuando estás intentando desarrollar algo que PARA TI es complicado (recalco, ya sea más sencillo o más chachipiruli para el resto del público). Cuando esto ocurre con frecuencia es muy fácil que tu motivación se vaya al traste.

Personalmente me ha pasado decenas de veces los últimos años. Si me veo enredado en este bucle negativo miro vídeos de hace un tiempo y los comparo con los de ahora. ¡Madre mía! ¡¡Menudo patata era entonces!! No estamos tan mal.

Grabarte te ayudará a ver que, aunque sea mínimo, si has sido constante y has hecho las cosas a conciencia, ha habido progreso, seguro.

¡Celébralo!

Y si no, lo más probable es que no hayas utilizado tus grabaciones adecuadamente para la primera aplicación, como diagnóstico de "tu cruda realidad", para detectar qué no estaba yendo del todo bien y reconducirlo.

En cualquiera de los casos, y más en este último, como te decía antes, tampoco es cuestión de que te obsesiones con grabarlo absolutamente todo.

La utilidad de esta herramienta radica fundamentalmente en la comparación entre dos momentos de entrenamiento, aprendizaje, de desarrollo corporal.

Y el cuerpo necesita tiempo.

Los asuntos corporales raramente cambian de un día para otro.

Ve preparando tu cámara/móvil.

DISFRUTA DE LA MÁXIMA RESOLUCIÓN

Como último consejo antes de empezar, ten en cuenta que varias lecciones de este programa son total o parcialmente en vídeo.

Para disfrutar de la máxima calidad de reproducción (FullHD), dependiendo de la velocidad de tu conexión a la red, te recomiendo visualizarlos a la máxima resolución posible.

Podrás escoger la resolución de reproducción haciendo clic en la rueda dentada situada en la esquina inferior derecha del reproductor, como puedes ver en esta imagen.

Ahora sí, ¡empezamos!