Piernas cruzadas

Sentarnos en el suelo con las piernas cruzadas, o “como un indio”, es algo que seguro que hacías de niño, y tal vez todavía hagas y te sea relativamente sencillo.

Ahora bien, sentarte y levantarte del suelo sin utilizar las manos utilizando este patrón es otra historia.

Un extra a tener en cuenta es que los pies se apoyan sobre su canto externo y, por tanto, estarás trabajando la movilidad del tobillo desde otro punto de vista, ahora más lateral, por no hablar del "entrenamiento sensitivo" que esto supondrá –no estamos acostumbrados a apoyarnos sobre esta zona.

Además, ten en cuenta lo que has aprendido sobre la superficie de apoyo. Te dejo una pista: si juntas mucho los pies, la superficie es muy pequeña y, por tanto, te costará más.

Al principio, usa un elevador o sujétate con las manos de algún soporte, como la pata de una mesa, en la medida que sea necesaria. Prescinde de ellos conforme ganes fuerza y movilidad.

Y recuerda que tu trabajo será mucho más eficaz si lo haces con lentitud, minimizando el uso de impulsos y, sobre todo, controlando las bajadas –intentando evitar dejarte caer de culo.

Foro

0 comentarios